En el Aire

30.12.08

Somos uno más


Unas cuantas semanas han pasado desde que escribía sobre los días grises, nublados, tristes, solos... unas cuantas semanas, en las que ya aventuraba se daría la vuelta a la tortilla de una u otra manera. Este blog, tan abandonado últimamente, ha sido siempre, desde que lo regento, hace ya más de dos años, un lugar en dónde propios y extraños han sabido de mi, de mi vida, de mis aficiones, de mis recuerdos; y porqué no, de mis sentimientos

Es por ello, que deseo contaros a vosotr@s, mis poc@s (casi inexistentes) pero fieles lectores, cuál ha sido mi último regalo de Papá Noel; a la limón el mejor, por la sorpresa, porque lo deseaba y por la persona a quién Papá Noel se lo dio para mi

Se llama Botón, apenas tiene un mes y medio de vida pero ya ha llenado el nuevo piso de alegrías, también de alguna preocupación... , de juegos y de correteos. Un compañero fiel para las tardes de invierno en el sofá, y para venir a saludarte siempre alegre cuando tras el trabajo llegas a casa harta de patearte la ciudad. Una compañía que se agradece, y que prometo agradecerle de la mejor manera posible, queriéndole y cuidándole mucho

التسميات: ,


Publicado por Victoria Cáceres : 6:30 م : 3 Comentarios:

Post / Read Comments

-------------------------------------

9.12.08

Grises días

Hay días, como el de hoy, que es inevitable verlo todo gris, muy gris. Quizás el tiempo , meteorológico, ayude, pero no creo que sea en exclusiva cuestión de ello... Más bien, creo, que por una vez, y sin que sirva de precedente, no hay más culpable que una misma, o sus circunstancias... o ambas

El caso es que cuando todo parece ir bien, cuando los problemas se van solucionando, y los claros del cielo aparecen más brillantes que nunca, siempre acecha un nuevo nubarrón. A veces pienso que hay gente que hemos nacido para sufrir, por todo, sin condiciones. Y otras veces, las menos, pienso que no es para tanto, que todo el mundo tiene sus historias, sus problemas, sus preocupaciones... No se, habían dejado de importarme muchas cosas, había aprendido a echarme aceite por la mañana y que me resbalara todo. Había, eso es, había

Pero claro, todo es más difícil cuando el aceite se queda por fuera y no empapa dentro; como capa protectora de qué¿? de un cuerpo, sin más. De un alma mundana, a pie de calle, pues vaya apaño. Y te das cuenta de que sólo te resbala lo que no te importa; que realmente nadie puede hacerte daño desde fuera... pero ¿y desde dentro?... Maldita sea; no habías contado con eso

Entonces se te encoje el alma, el dolor invade tú cuerpo y ¿qué te queda? ¿llorar? ¿pensar que mañana todo irá mejor? ¿que todo se va a solucionar?. Que más da, el don del pesimismo en el momento inadecuado, en el lugar inadecuado; pesimismo puro y duro, al fin y al cabo, que sólo te permite observar la vida a través de unos ojos hinchados sin dormir, que fabrica botellas medio vacías. Pesimismo, como venda cegadora que te impide ver la luz de un día quizás no tan gris

التسميات:


Publicado por Victoria Cáceres : 11:44 ص : 2 Comentarios:

Post / Read Comments

-------------------------------------